La batalla legal se prepara para las apuestas deportivas online en Florida

La batalla legal se prepara para las apuestas deportivas online en Florida

Continúa un enfrentamiento legal en Florida, donde el gobierno estatal y la tribu Seminole están dispuestos a generar ingresos con las apuestas deportivas online.

Sin embargo, esta empresa ha suscitado controversia sobre si estas apuestas, facilitadas a través de teléfonos móviles y ordenadores, se realizan legalmente en tierras tribales, con las marcas comerciales que se pueden perder.

El quid de la cuestión reside en un pacto forjado entre el gobernador Ron DeSantis y la tribu Seminole, que otorga a la tribu los derechos exclusivos para operar apuestas deportivas y juegos de casino en sus reservas.

Sin embargo, los competidores West Flagler Associates y Bonita-Fort Myers Corporation, ambos supervisan los circuitos de carreras y las salas de póquer en Florida, argumentan que el acuerdo elude las leyes estatales contra los juegos fuera de tierras tribales.

La disputa ha llegado ahora a la falda del Tribunal Supremo de Estados Unidos, con las empresas rivales que buscan una sentencia que invalidase el pacto. Afirman que mantener el acuerdo establecería un precedente preocupante por saltar las regulaciones estatales sobre la expansión del juego.

En juego existe una cantidad sustancial de dinero. La empresa de apuestas deportivas online de Seminole Tribe ya ha generado más de 120 millones de dólares de ingresos para Florida sólo en 2024. Los economistas predicen que el reparto de los ingresos de los juegos tribales podría aumentar hasta los 4.400 millones de dólares a finales de la década.

Aunque la tribu Seminole afirma que el pacto representa un acuerdo histórico que resuelve disputas de larga duración, los opositores argumentan que socava la integridad de las disposiciones constitucionales de Florida en lo que se refiere a la expansión del juego.

En medio de las disputas legales, las implicaciones más amplias del caso son grandes. Si la Corte Suprema de Estados Unidos se niega a intervenir, el modelo de Florida podría animar a otros estados a forjar acuerdos similares con tribus, lo que podría remodelar el panorama de los juegos online en todo el país.

Los expertos legales sugirieron que West Flagler está luchando en una batalla perdida. Robert Jarvis, profesor de derecho en la Nueva Southeastern University de Floridaincluso dijo Gaming America el caso es perder tiempo y dinero…

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *